Arxiu d'etiquetes: S. Hessel

Davant les injustícies cal actuar !

“S’ha de mostrar la indignació de forma pacífica. Però la injustícia s’ha d’assenyalar. No et pots quedar quiet o callat”. Així respon Moiseès Broggi al seu nét Carles Brasó al llibre Sobre el Camí de la vida a la pregunta: Com gestionar l’actual indignació? Continua llegint

Actua ¡!

“La nostra capacitat per indignar-nos pot portar-nos, i ho ha de fer, a accions constructives, motivadores del rebuig de la passivitat i de la indiferencia. Saber dir que no. Denunciar. Protestar. Resistir. Indignar-nos.  Desobeir, de vegades, davant del que ens sembla no legítim i que atempta contra les llibertats i els drets fonamentals.
Saber dir que sí. Actuar. Militar. Participar en la “insurrecció pacífica” que ens permeti donar respostes a un món que no ens convé. En una paraula: Comprometre’s ¡! “
Aquestes són paraules de Stéphane Hessel, en les quals hi estic totalment d’acord i que llegia aquesta setmana. Una setmana de canvis, una setmana d’alegries i tristesa, una setmana que m’he adonat que per sobre de tot cal lluitar per millorar el món en que vivim.
Cal compromete’ns, fer-ho de la mateixa manera que havia fet Josep Maria Solé, una persona que en prou feines vaig conèixer, però que he pogut descobrir que al llarg de la seva vida va lluitar contra les injustícies  i es va comprometre per millorar el món en que li havia tocat viure a més a més a l’hora treballava durament per pujar una familia de tres fills.



El 2010 La Generalitat de Catalunya va donar un diplona a Josep Maria Solé en reconeixemet a la seva lluita contre el franquisme



En definitiva un heroi, un heroi no mediàtic però que crec que simbolitza la lluita “anónima” de moltissima gent per millorar la nostra societat, és per això que que voldria dedicar aquestes linies a en Josep Maria Solé, un home alegre, modest, amb uns principis ferms i per sobre de tot lluitador.

Aquest St Jordi…Hessel

Si no sabeu que regalar Aquest st. Jordi jo us recomano a Stéphane Hessel Indigneu-vos ! llibre que ja vaig recomanar el passat mes de març. Reprodueixo l’entrevista que li varen fer la setmana passada a la contra de La Vanguardia val la pena llegir-la de veritat. Poder que comencem a ser menys egoistes i comencem a pensar en construir un món mes just i solidari.

Hablemos de la suerte.Yo soy un suertudo. He estado confinado en campos de concentración de los que me escapé en dos ocasiones, fui condenado a muerte…, pero he sobrevivido.

Era usted Greco, el espía.Debía reorganizar la red de radios clandestinas para preparar la llegada del ejército aliado a Francia. La Gestapo me detuvo en julio de 1944, lo que significaba el fin de mi vida.

Se salvó por los pelos…La noche antes de mi ejecución, gracias a Eugen Kogon, que llevaba tres años en Buchenwald trabajando con el jefe del hospital y lo convenció de que podría paliar su pena si salvaba a tres oficiales aliados.

¿Y cómo lo hizo?
Cuando tres jóvenes franceses moribundos fueron enviados al crematorio, lo hicieron con nuestra identidad.

Qué duro.El día que cumplí 24 años me convertí en otro. Es una historia trágica, sí. Es duro sobrevivir a un muerto.Medejó un gran sentimiento de responsabilidad: considero que una vida ganada tiene que ser una vida comprometida, y todo lo que hago lo hago porque sobreviví.

¿Cree en el destino?Sí, creo que cada uno de nosotros tiene la posibilidad de hacer algo con su vida que sea significativo no sólo para sí mismo, sino también para los demás.

¿Qué ha entendido del ser humano?En los campos de concentración las personas reaccionaban de dos maneras: estaban los que luchaban por su vida, los que se protegían y lo querían todo para ellos; y estaban los que ayudaban a los demás.

¿Y?Morían antes los egoístas que los altruistas. Y este es un mensaje para todos nosotros: hacer algo por los demás nos hace bien; sólo mirar por uno mismo nos hace caer, pero pensamos que es al contrario. Sé que lo que digo parece muy ético y moral, pero para mí fue una experiencia vital.

Con 92 años se fue con su mujer a la franja de Gaza.Sí, justo después de la operación Plomo Fundido. Tengo la suerte de tener un cuerpo que funciona. Sólo me falta un ojo. Si me tapo el bueno, no la veo, pero con los dos veo su sonrisa y vi la destrucción que el ejército israelí hizo en ese pequeño territorio con una brutalidad insoportable para mí.

¿Producto del miedo?Se consideran un país pequeño, democrático y moderno, rodeado de gente que se puede volver loca y provocar atentados, así que eligen políticos estúpidos que creen que se puede vencer mediante la fuerza. Pero lo inteligente sería ayudar a los palestinos a tener un Estado y trabajar conjuntamente, porque siempre van a estar ahí.

¿Qué virtud le ha ayudado en la vida, la alegría, la inteligencia, la valentía…?Mi madre; una mujer excepcional, muy libre. “Tienes que ser feliz para que los demás sean felices”, me repetía, y yo hago lo que puedo.

Es usted jovial, lo ha conseguido.La gente que me conoce me considera un optimista empedernido, y yo siempre les digo: he vivido muchos problemas y siempre se fueron resolviendo. Hemos vencido al nazismo, al fascismo, al franquismo, al estalinismo, y vamos a vencer también al bushismo, ja, ja, ja.

¿Ese es su caballo de batalla?Sabemos que si seguimos con una explotación loca de los recursos en 50 años ya no se podrá vivir aquí en la Tierra. Y que la inmensa distancia que existe entre ricos y pobres no para de aumentar.

¿Qué entendió del ejercicio de la diplomacia?Es lo contrario a hablar sin decir nada. La auténtica diplomacia dice lo que piensa a su gobierno y al gobierno con el que trabaja.

¿Qué ha aprendido de la muerte?Yo soy goloso de la muerte, pienso que cuando venga, pronto, la acogeré como una amiga. Acabar la vida es algo maravilloso, ya ha durado suficiente, y no sabemos nada de la muerte, pero le puedo citar a Shakespeare.

En La tempestad él dice: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños y nuestra breve vida cierra su círculo con otro sueño”. Me desperté ya hace mucho y un día me dormiré, y me gusta dormir.

¿Qué ha descubierto sobre sí mismo?Que lo desagradable que me ha ocurrido se puede superar e incluso olvidar. No guardo recuerdos de lo queme hirió, guardo recuerdos de lo que funcionó, de lo que me alegró. Considero que para los problemas más graves de nuestro mundo actual podemos encontrar respuestas positivas. Por supuesto, muchos de mis amigos me llaman iluso.

¿La mejor herramienta para vivir?Confianza y valor. Necesitamos confiar, en primer lugar en nosotros mismos, y después en los demás; y hay que saber que sólo funciona si ponemos también valor. Las dos cosas que tenemos que evitar son la indiferencia y la desesperación: aquello que probé y no funcionó y no volveré a probar.

¿Cuál es su consejo para los jóvenes?Tened confianza, sed valientes, tenéis muchas cosas que hacer y más medios de los que nosotros tuvimos cuando éramos jóvenes, herramientas como internet para trabajar juntos como acaban de hacerlo los egipcios. ¡Adelante!

Gran frase ! ! !

“Morían antes los egoístas que los altruistas”